Arkham – III – De la oscuridad en Estambul. Amor infinito, responsabilidad infinita.

Arkham – III – De la oscuridad en Estambul. Amor infinito, responsabilidad infinita.

Cuando alguien te ama y cree en ti con una voluntad tan férrea, que puede doblegar hasta a las leyes de la propia realidad, solo se puede intentar corresponderla de la misma manera. Es tu deber, tu honor y tu voluntad el hacerlo. No podrías vivir contigo mismo, si no intentases dar el máximo de ti en el intento. Nadie te obliga. Ella no, desde luego. Ella no espera nada. Solo da.

Como es sabido, amor y sacrificio van unidos de la mano, pero nunca te pesará menos ese sacrificio que cualquier otro al que te enfrentes. Por eso ella actúa cuando los demás permanecen horrorizados ante la hecatombe: porque ella es puro amor. ¿Acaso los actos que parten del más puro de los corazones no deben pagarse a toda costa? Yo creo que debe hacerse, incluso hasta con la última gota de la sangre de tu cuerpo.

Gracias por leer este post.

Arkham – III – De la oscuridad en Estambul. Una cueva muy famosa.

Arkham – III – De la oscuridad en Estambul. Una cueva muy famosa.

Los isleños no solo pueden vivir de la pesca porque se morirían de hambre. Curiosamente, complementan sus ingresos de una forma harto peculiar. Es sabido que esta isla tiene una dueña muy especial y que es bastante famosa entre cualquier erudito. Desde hace muchísimo tiempo un reguero de visitantes llega hasta aquí, intentado encontrar la cueva donde ella reside. Cuando se aburren de dar vueltas acuden a los lugareños y estos, se hacen de rogar hasta extremos insoportables. Regatean como diablos para conseguir el máximo dinero posible y luego los llevan a ver una cueva de formación natural que juran y perjuran, perteneció a la dueña de la isla.

Los visitantes son rápidamente invitados a largarse tras visitarla. Se van felices y contentos con historias falsas que contarán a todo aquel que quiera escucharlas y los lugareños, podrán dar de comer a sus hijos algo más que el habitual pescado. Es curioso que incluso alguna de esas historias, acabarán en algún libro académico. Todos ganan. Incluida la dueña de la isla.

Gracias por leer este post.

Arkham – III – De la oscuridad en Estambul. Una isla con muchos secretos.

Arkham – III – De la oscuridad en Estambul. Una isla con muchos secretos.

Solo parece un pedrusco desolado. A primera vista solo puedes observar sus altos riscos en un lateral de la isla, un par de playas diminutas y unos cuantos olivos retorcidos. Tan solo posee un único puerto donde malviven un puñado de pescadores, que venden sus paupérrimas capturas a hermana mayor, Creta. Poseen un par de mini iglesias ortodoxas, tres asentamientos humanos y un montón de arbustos achaparrados en los que algunas raquíticas cabras, intentan comer algo verde sin pincharse demasiado.

Pero ocultan muchos más secretos de lo que crees. Para empezar, nadie usa las iglesias para los rituales a los que están destinadas, nadie permite que los visitantes se queden mucho tiempo y por supuesto, nadie molesta a la dueña de la isla.

Gracias por leer este post.

Arkham – III – De la oscuridad en Estambul. Nada es lo que parece.

Arkham – III – De la oscuridad en Estambul. Nada es lo que parece.

Aunque parezca que lo que estáis observando es una sencilla y minúscula iglesia ortodoxa, en realidad no es tal. Los habitantes de la isla más meridional del Mediterráneo son bastante peculiares. Aun contemplan rituales que han ido pasando de generación en generación, desde una época en la que la forma de ver el mundo era muy diferente. Nadie lo sabe. Nadie debe saberlo.

Estos isleños, son otra pieza más del engranaje de los acontecimientos, que se suceden sin tregua en el final de esta historia. La apariencia lo es todo y nada es lo que parece. Por muy pequeña que pueda aparentar ser una parte del evento, puede decantar la victoria de cualquiera de los bandos en esta liza. Esto implica la mayor de las discreciones, para poder seguir con vida. Además…, deben protegerla a toda costa.

Gracias por leer este post.

Arkham – III – De la oscuridad en Estambul. Todo lo que soy, es para ti.

Arkham – III – De la oscuridad en Estambul. Todo lo que soy, es para ti.

Cuando alguien es tan especial como ella y ama con la pureza de un corazón sin mácula, puede llegar a cambiarlo todo. Marcar la diferencia le resulta tan fácil como a ti respirar. No hay nadie como este ser en este universo y seguramente, jamás la habrá en ningún otro. Ella es la prueba viviente de que una decisión conlleva un precio. Un precio que para algunos es inimaginable y que para ella, sin embargo, es simplemente su deber.

Salve a la del corazón puro. Mis más profundos y sinceros respetos.

Gracias por leer este post.

Pin It on Pinterest