Qué televisor 4K para videojuegos comprar

Echar una partida a ‘Zelda’, ‘God of War’, ‘FIFA’ o ‘Fortnite’ ha pasado de ser una manera de emplear el tiempo libre a convertirse en experiencias en sí mismas. Algunas se comparten online, otras desde el mismo sofá y en determinados casos es mejor saborear cada momento por nuestra cuenta. Experiencias por las que merece la pena invertir un poquito más a la hora de cambiar de televisión.

Sin embargo, es muy fácil perderse con los parámetros a controlar a la hora de hacerse con un televisor para gaming: resolución, tamaño, tasa de refresco, frecuencia, input lag… y sobretodo, la inversión. Hemos preguntado a tres expertos en videojuegos y televisiones para que nos orienten a la hora de comprar un televisor 4K para videojuegos ajustando el presupuesto al máximo. Qué debemos mirar, de qué se puede prescindir y qué modelos les llaman la atención por su relación calidad precio.

Así pues, buscamos la TV para gaming perfecta, si bien las necesidades de cada jugador variarán en función de nuestra consola, el tipo de videojuego, el espacio o el presupuesto disponibles.

Estas son las orientaciones que nos dan Juan Carlos López , editor senior en Xataka y especialista en imagen y sonido, Paco Rodríguez director de Xataka Home, Frankie MB de Vida Extra y Pedro Santamaría, la persona responsable de la producción de vídeo en Xataka.

4K es la resolución de presente y futuro de los videojuegos

Parece que hay consenso: si quieres una TV para gaming, ha de ser 4K. Así lo creen todos nuestros entrevistados, más que nada porque se trata de una inversión para hoy pero también a medio plazo.

Como detalla Frankie, “En la actualidad sólo Xbox One X y PlayStation 4 Pro consiguen ofrecer una resolución a 4k (esta última normalmente de manera reescalada), y no en todos los juegos. Sin embargo, consolas como el modelo Xbox One S reproducen blu-ray y contenidos en streaming en esta resolución. Y pese a que Switch no nos exigirá los 3200×2400 de las 4K, experiencias a cuatro jugadores en sofá como ‘Mario Kart’ ‘Overcooked!’, ‘Just Dance’ o próximamente ‘Super Smash Bros.’ y ‘Super mario Party’ agradecerán cada pulgada de más que tengamos.”

Juan Carlos es tajante en este sentido “Más allá de las limitaciones de la actual generación de consolas podemos estar seguros de que la próxima nos permitirá jugar con resolución 4K UHD con mucha más flexibilidad y eficiencia.”

“En previsión de que el juego a 4K se normalizará en no más de dos o tres años, yo no me haría ahora con un televisor Full HD para gaming.” (Juan Carlos, editor senior de Xataka).

El HDR no puede faltar, pero no cualquiera

Otra característica imprescindible para Juan Carlos es la compatibilidad con la tecnología HDR: “No solo se usa en las películas, sino también en muchos videojuegos de última hornada. Su impacto en nuestra experiencia es enorme porque nos ofrece imágenes mucho más realistas gracias a su capacidad de recuperar más información tanto en las zonas más iluminadas de la imagen como en las más oscuras.

“¿Lo ideal? Que nuestra nueva «tele» cuente con la norma HDR10+, que tiene metadatos dinámicos, lo que le permite ajustar la iluminación en tiempo real, algo que no pueden hacer los televisores con la tecnología HDR tradicional.” (Juan Carlos, editor senior de Xataka)

Frankie coincide con Juan Carlos en su importancia y además proporciona como ejemplos grandes títulos: “Hablar del HDR10 para gaming no es opcional. Desde los juegos de conducción como ‘Gran Turismo’ hasta los juegos de aventuras como ‘Uncharted 4’ y próximamente ‘Shadow of the Tomb raider’ sacan partido del mayor rango dinámico de luminancias entre las zonas más claras y las más oscuras de una imagen. ¿El resultado? Este vídeo habla por sí mismo.”

Juan Carlos apunta un detalle importante para exprimir el HDR al máximo: “Si queremos que el HDR luzca como merece el panel ha de ser de 10 bits, una característica que lo hará capaz de reproducir un espacio de algo más de 1.073 millones de colores.”

En cualquier caso, la resolución 4K UHD y la tecnología HDR solo son dos de las características en las que nos debemos fijar. Son dos especificaciones importantes, por supuesto, pero en absoluto las únicas.

Ande o no ande, caballo grande

Aunque a priori la mayoría queremos un televisor cuanto más grande mejor, normalmente el tamaño lo determina nuestro presupuesto y el tamaño de la habitación donde va a situarse. Además, con un panel mayor, la resolución mejora al poderse apreciar mejor los detalles.

Paco apoya esta creencia y proporciona una orientación sobre distancias y diagonales de pantalla: “para distancias de hasta 2 metros un panel de 55 pulgadas suele ir bien y si tenemos 3 metros de distancia ya podemos pasarnos sin problemas a uno de 65 o más pulgadas”. Para más información, en Xataka Home hay un artículo que ayuda a determinar el tamaño ideal de tele para tu habitación.

Sin embargo, el resto de nuestros expertos no se dejan llevar por esta premisa, resaltando que el rango de 40 a 65 pulgadas es el habitual, siendo las 40 pulgadas de diagonal un tamaño óptimo para videojuegos.

El gaditano Pedro Santamaría explica que para jugar prefiere pantallas más pequeñas que para ver cine, porque ha de estar atento a más elementos y hacerlo más rápido, porque alcanza más rápidamente cualquier punto, incluidas las esquinas.

“Una diagonal de 40” me resulta más cómodo que uno de 55” o 65″. Aunque si tenemos espacio en el salón o habitación donde vayamos a colocarlo el de 55” acabará siendo el tamaño elegido por la mayoría y el más fácil de encontrar con una buena relación calidad/precio. (Pedro Santamaría, responsable de vídeo en Xataka)”

Se abre el debate: ¿QLED, OLED o LED?

Hemos llegado hasta aquí obviando algo que suele ser lo más llamativo: ¿qué tipo de panel queremos? No hay consenso, básicamente porque todos tienen sus ventajas e inconvenientes.

Para Juan Carlos y Pedro, hay otros factores más importantes los que inclinarán la balanza, Frankie apuesta por el OLED si podemos permitírnoslos y Paco es el único que se decanta por el LCD.

López explica los pros y los contras de cada una: “OLED nos ofrece los negros más profundos, el mayor nivel de detalle en zonas oscuras y un tiempo de respuesta mínimo, pero genera dudas acerca de la posibilidad de que a largo plazo se produzca retención de imágenes en el panel como consecuencia de la posible degradación de los diodos orgánicos. Y LCD LED destaca por su mayor nivel de brillo, que puede contribuir a restituir imágenes HDR más espectaculares, unos precios más atractivos y una mayor inmunidad a la retención de imágenes que OLED.”

Si nos ceñimos a la reproducción de juegos ninguna de estas tecnologías se impone con claridad a la otra. (Juan Carlos López, editor senior de Xataka)

Frankie por su parte recomienda el OLED o el QLED en función del presupuesto y diseño, porque “Con OLED, al tener una fuente de iluminación propia se consigue un diseño más fino, y su negro siempre será más puro. Por otro lado los QLED o equivalentes, aseguran una más brillo (2.000 nits frente a los 800 del oled), más ángulos de visión a través de la propia iluminación y más volumen de visión.”

Paco Rodríguez se desmarca y apuesta por la tecnología más asequible, el LED, y nos explica el por qué:

“El LED no sufre las temidas retenciones de imagen y puedes dejar una imagen fija en pantalla o la partida en pasua sin problema de que se queme la imagen. Si vamos a jugar nosotros solos y podemos sentarnos frente al televisor es mejor VA porque tiene mayor contraste. Pero si somos de jugar varios en familia o con amigos a la vez, los IPS ofrecen mejores ángulos de visualización.”

Elijas un panel LCD u OLED, asegúrate de que tiene FALD

A pesar de su ambigüedad a la hora de decantarse por una tecnología de pantalla u otra, Juan Carlos López arroja algo de luz sobre cómo las diferentes tecnologías proporcionan luz al panel que puede ser clave: “En los modelos más asequibles los diodos LED están colocados en la base o en los bordes del televisor, y la luz se distribuye por toda la superficie del panel utilizando unos espejos. Esta técnica se conoce como retroiluminación periférica o Edge LED, en inglés. Sin embargo, los modelos LCD LED y QLED más avanzados recurren a una matriz de pequeños diodos LED alojada detrás del panel, por lo que no necesitan distribuir la luz mediante espejos. Esta técnica se conoce como FALD (Full Array Local Dimming) y es la que nos proporciona los negros más profundos y el mayor nivel de detalle en regiones oscuras“.

“Tanto si voy a utilizar mi televisor para cine como para videojuegos, elegiría un modelo FALD sea LCD o QLED. Eso sí, siempre y cuando algún modelo FALD encaje en mi presupuesto.” (Juan Carlos López, editor senior de Xataka)

La latencia de entrada, ¿una característica clave para el gaming?

Para Juan Carlos López, el input lag o latencia de entrada es “la más importante de todas las características que van a determinar cómo será nuestra experiencia cuando utilicemos nuestro televisor para jugar“, algo en lo que incide mucho en su guía de compra de televisores para gaming. Según López, “no debería superar los 20 ms. Esto es especialmente importante en los juegos de acción en primera persona y los de lucha, donde una latencia de entrada excesiva puede arruinar nuestra experiencia”.

la latencia de entrada debe ser lo más baja posible para que nuestras acciones se reflejen en la tele de forma casi inmediata

Pedro está de acuerdo en que siempre será mejor tener un valor lo más bajo posible, pero cree que “se habla mucho del input lag pero teniendo en cuenta que es para jugar con consolas como PS4 o Xbox One, la mayoría cumple”. No obstante, la mayoría de personas es incapaz de distinguir valores inferiores a los 40 ms.

Cuanto menor tiempo de respuesta, mejor. Pero sin obsesionarse

Si antes hablábamos de la divergencia de opiniones a la hora de decantarse por una tecnología de panel, Juan Carlos López nos da otra razón para apostar por una pantalla OLED: el tiempo de respuesta.

“En los televisores OLED es prácticamente inapreciable, pero en los que cuentan con un panel LCD suele ser bastante más alto, y en estas circunstancias puede aparecer un desenfoque de movimiento muy molesto. Lo ideal es que nuestro nuevo televisor tenga un tiempo de respuesta inferior a 10 ms.”

Si nos decantamos por un LCD, encontraremos paneles IPS y VA. Juan Carlos nos detalla cómo afecta esta elección al tiempo de respuesta: “Los primeros nos ofrecen mejores ángulos de visualización que los segundos, pero su tiempo de respuesta suele ser más elevado. Si tengo que elegir una de estas dos tecnologías específicamente para juegos me quedaría con los paneles VA por su inferior tiempo de respuesta (los más rápidos tienen menos de 10 ms).”

Paco llama a la calma, porque aunque cuanto más rápido mejor, “los televisores fabricados a partir de 2017 han prestado especial atención a este apartado, desarrollando el modo juego del que antes hemos hablado, que cuenta con tiempos inferiores a los 30 ms”.

Cuanta más frecuencia de refresco, mejor

Juan Carlos da una cifra de frecuencia de refresco nativa de referencia, los 120 Hercios. ¿En qué se traduce esta cifra? Que nuestra TV será capaz de restituir 120 fotogramas por segundo:

“La frecuencia de entrada es importante si vamos a utilizarlo para jugar y queremos hacerlo con una cadencia de imágenes por segundo elevada. Con 120 Hz la TV ofrecerá una experiencia estupenda con los ordenadores y consolas actuales, sino también con los que están por llegar.

Frankie señala qué tipo de jugadores salen más beneficiados con este parámetro:”Con mayor frecuencia de refresco, se logra una experiencia más fluida** y una reducción del efecto ghosting. Los jugones de PC serán los máximos beneficiados de contar con el mayor número de hercios.”

Si juegas con PC, toma nota del Freesync

Y si hablamos de jugadores de PC, el Freesync es una tecnología importante para garantizar una buena experiencia. Como explica Frankie “El Freesync es una tecnología de AMD diseñada para que un PC (o consola) ofrezca información en perfecta sincronía con nuestro televisor.”

Pero no es la única tecnología que relaciona el hardware de nuestro equipo con la reproducción de la TV, como explica Juan Carlos “Es interesante que nuestro televisor sea compatible con las tecnologías AMD FreeSync o NVIDIA G-Sync. Ambas son técnicas de refresco adaptativo y sirven para sincronizar las imágenes emitidas por la GPU del PC o la consola y las que reproduce el televisor, lo que nos ayuda a combatir unos defectos tan molestos como el tearing y el stuttering, capaces de arruinar nuestra experiencia de juego:

“El tearing provoca que la imagen quede deformada por una línea que la atraviesa horizontalmente de un extremo al otro, y el stuttering induce la aparición de unos pequeños saltos en la cadencia de imágenes que reducen la fluidez.” (Juan Carlos López, editor senior de Xataka)

El modo juego llega al rescate

La mayor parte de televisores actuales ofrecen un modo gaming o modo PC, y si no la tienen, mejor descartarla como candidata. A efectos prácticos, este modo juego reduce la latencia de entrada y se adaptan los fotogramas por segundo.

Pedro Santamaría explica que gracias a este modo, el televisor sabe que le llegará una señal de vídeo generada por PC o consola y desactivará mejoras y procesados de imágenes pensados para películas o series. Esas mejoras normalmente se traducen en un exceso de definición que a la hora de jugar vídeojuegos resulta muy molesto aunque podamos pensar que sería lo ideal.

Juan Carlos explica que “debemos activar el modo juego antes de utilizar el televisor para jugar, de esta forma deshabilitaremos la mayor parte del procesado y conseguiremos que la latencia de entrada se reduzca mucho“.

Conectividad

Parece increíble pero a veces nos olvidamos de dar una vuelta al televisor buscando puertos y podemos llevarnos un chasco al sacarla de la caja en el salón del hogar.

Pedro Santamaría considera el número de conexiones HDMI y versión de las mismas para garantizar soporte HDCP 2.2 el segundo criterio más importante (el primero es el precio). Y es que el gamer tiende a tiende a conectar más dispositivos HDMI de media que el resto de usuarios.

“No es que necesite 8 conectores HDMI pero sí es verdad que mínimo sería tener 4 para no andar conectando y desconectando.” (Pedro Santamaría, responsable de vídeo de Xataka)

Juan Carlos mira al futuro: “La interfaz que reinará en la próxima generación de consolas de videojuegos y tarjetas gráficas para PC es HDMI 2.0, que nos permite transportar imágenes a 4K UHD y 60 Hz. De hecho, en cierto modo lo hace ya en la actual generación. Por esta razón, es importante que nos cercioremos de que nuestro próximo televisor incorpora al menos una entrada HDMI de este tipo. Afortunadamente, la mayor parte de las teles de última hornada incorpora como mínimo dos entradas HDMI 2.0“.

Frankie también piensa en el mañana y en las nuevas plataformas de juego: “El hecho de que ofrezca conexión a internet e incluso disponga de funcionalidades como Smart TV siempre va a ser un plus añadido.” Después de todo, no sabemos si algún día Sony lanzará ‘PlayStation Now’ en territorio europeo más allá del Reino Unido y países muy concretos, pero la tendencia es que el juego en streaming cobre protagonismo con el tiempo. Y Microsoft parece que tiene algo muy interesante entre manos en este aspecto.

¿Cuánto debe costar un televisor para gaming?

Samsung
Samsung
Samsung QE55Q8FN, el modelo premium de Frankie MB

Con todo lo anterior por delante ya es cuestión de barajar presupuestos, claro. Como explica Frankie, podemos ir a por todas con la Samsung QE55Q8FN 4K HDR Smart TV por casi los 2.000 euros (1.954 euros en El Corte Inglés) o hacernos con una solución económica y que prescinda del Freesync pero que mantenga la resolución, el HDR y la frecuencia de imagen a 100Hrz como el LG 55UJ620-55 por por unos 525 euros en Amazon.

Lg
Lg
LG 55SK9500PLA, la recomendación de Paco Rodríguez

Paco propone un par de modelos que compraría si el presupuesto no fuera un problema: “Si tuviera que elegir mi modelo de TV ideal para jugar este 2018 me quedaría con alguno de la gama Super UHD de LG y especialmente con el LG SK9500 (1.614 euros en El Corte Inglés): LCD IPS equipado con la tecnología de puntos cuánticos Nano Cell, Full Array Local Dimming, inteligencia artificial, sonido envolvente 360 grados… o bien con alguno de los nuevos QLED de Samsung y especialmente si el precio no es problema con el QLED Q9F (3.035 euros en Media Markt).

Pedro Santamaría opta por la gama media. Y es que si nos vamos a modelos gama alta como el LG OLED C8, la Sony AF8, Panasonic EZ950 o Samsung QLED Q9FN no nos vamos a equivocar. La calidad de imagen y rendimiento a la hora de jugar será envidiable. Pero el precio que supone dicha inversión, más aún cuando es principalmente para juegos, tal vez no resulte tan interesante.

“No hace falta ir a las gamas más altas pero sí dejar atrás los modelos más económicos. Normalmente los televisores más baratos cuentan con componentes más modestos y eso afecta a la electrónica y la propia calidad del panel. Por mi experiencia, la mayoría de televisores económicos ofrecen un procesado de imagen menos eficiente, un mayor input lag y por aspectos como el contraste o brillo la calidad de imagen se resiente. Y eso último, en videojuegos donde los ambientes oscuros suelen primar hace que nos perdamos detalles o no disfrutemos los maravillosos escenarios que se recrean.” (Pedro Santamaría, responsable de vídeo de Xataka)

Lg
Lg
LG 55UJ750V, uno de los modelos recomendados por Pedro Santamaría

Santamaría insiste en controlar las ofertas porque invertir unos 700 o 1000 euros en un televisor es algo asumible si eres un jugador habitual y quieres disfrutar la experiencia. Y de paso tendrás también un buen televisor para el resto de contenidos. Entre sus marcas recomendadas, LG y Samsung, de las cuales destaca los modelos Samsung UE55NU7405 (849 euros en PcComponentes) y LG 55UJ750V (699 euros en PcComponentes).

Sony
Sony
Sony XF90, uno de los modelos recomendados por Juan Carlos López

Juan Carlos cree que todas las marcas importantes tienen modelos que cumplen estas condiciones, por lo que es una buena idea examinar el porfolio actual de Sony, LG, Panasonic, Philips o Samsung, entre otros fabricantes, para buscar aquel televisor que mejor se adapta a nuestro presupuesto. Algunas series que, en mi opinión, son atractivas para jugar son la XF90 de Sony, que podemos encontrar desde 1.148,48 euros en Amazon, QLED Q6F (desde 1.594 euros en Amazon) y Q7F de Samsung, y OLED C8 de LG, pero el mercado está repleto de opciones interesantes, por lo que merece la pena indagar un poco.

También te recomendamos


11 situaciones en las que el VPN de Norton se vuelve imprescindible en tu trabajo


Con los contenidos 4K en pañales, LG presenta la primera pantalla OLED 8K del mundo [Actualizada]


Sony Master Series, primeras impresiones: así son los televisores OLED y LCD que aspiran a ofrecer la imagen más realista


La noticia

Qué televisor 4K para videojuegos comprar

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Eva Rodríguez de Luis

.


Source: Xataka. Tecnología.

Pin It on Pinterest

Share This