Astiberri edita el primer spinoff de la serie de Jeff Lemire ‘Black Hammer’

Sherlock Frankenstein y la legión del mal

Jeff Lemire es el guionista de moda en Estados Unidos: tanto su producción más comercial como sus proyectos personales son un éxito de crítica y público. En el segundo de los casos, tenemos la serie Black Hammer, de la que ya os hablamos aquí, con la que Lemire pretende hacer una relectura de los cómics clásicos de superhéroes. El guionista utiliza tanto las tramas como el estilo de la época dorada de los superhéroes para dar una vuelta de tuerca al género e ir más allá, buscando sobre todo la introspección de los personajes, pero ante todo crear un cómic con regusto a los de antes. Parece ser que le ha salido bien la jugada a Lemire porque el universo de Black Hammer se expande ahora con un spinoff o tomo paralelo a la historia principal, y lo hace con una obra dedicada a Sherlock Frankenstein, uno de los malvados supervillanos de Spiral City.

En las páginas de Black Hammer ya habíamos conocido al misterioso Sherlock Frankenstein, un caballero algo mayor con un ingente talento para la tecnología y el mal. Un personaje de este carisma necesitaba algo de desarrollo y Lemire ha optado por darle su propia historia en una obra dibujada por el español David Rubín, que además ya había participado en la serie original. En esta ocasión, el hilo de la trama lo llevará Lucy Weber, la hija de Martillo Negro, convencida de que su padre no murió en la explosión que hizo desaparecer a los héroes de Spiral City durante la batalla contra el Anti-Dios. Decidida a saber la verdad sobre aquel día, emprenderá una investigación que le llevará a uno de los grandes némesis de su padre, Sherlock Frankenstein. Pero antes de la revelación de éste deberá conocer primero a varios de los grandes villanos de la ciudad.

Sherlock Frankenstein y la legión del mal

En Sherlock Frankenstein y la legión del mal, Lemire arma un cómic de intriga con transfondo superheroico: una vez más, quiere ofrecer una historia diferente pero en un mundo héroes disfrazados. Como una versión a menor escala de Watchmen, la protagonista Lucy irá resolviendo el puzzle que relaciona a Sherlock con su padre. Lo mejor de la obra, sin duda, es la caracterización de los personajes (enorme el fontanero Cthu-Lou, divertido homenaje al dios primigenio de Lovecraft), y, consecuentemente, el trabajo extraordinario de David Rubín a los lápices (y las tintas), con una fijación genial por los detalles, las viñetas dinámicas que le permiten experimentar y hacer composiciones espectaculares y un color que siempre es marca de la casa. Aquí, a pesar de que Sherlock Frankenstein ocupe el título, nos encontramos con una obra coral, en la sombra de la cual permanece nuestro misterioso archienemigo, presto a contar su historia, y, de esa manera, a ganarse nuestro corazoncito. Y es que, como todos sabréis, siempre preferimos el villano al héroe, porque usualmente suele tener más capas de grises. Aunque la resolución de la historia peque de poco original, la construcción del malvado es muy correcta, y Lemire consigue un cómic entretenido y, sobre todo, vistoso gracias a su compañero gallego.

Black Hammer ha ganado el premio Eisner a la mejor serie nueva, y el gremio de libreros de Madrid la ha elegido como mejor cómic de 2017. En 2018 es candidata, nuevamente en los Eisner, a mejor serie y mejor guionista. Es posible que este Sherlock Frankenstein y la legión del mal también pueda llevarse algún premio. Eso sí: es mejor leer este tomo habiendo leído los dos previos de su serie madre para entender bien la trama que se desarrolla.

Sherlock Frankenstein y la legión del mal (Sillón Orejero)

También te puede interesar:

‘Black Hammer’: Lemire homenajea a la Edad de Oro


‘Sherlock Frankenstein y la legión del mal’: David Rubín y el carisma de los villanos was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.

Source: Papel en blanco. Reseñas literarias.

Pin It on Pinterest

Share This