En un reciente estudio, publicado en PNAS, se registró la actividad eléctrica de los cerebros de un grupo de voluntarios mientras escuchaban patrones rítmicos ejecutados en tonos bajos y agudos.

El estudio descubrió que, mientras escuchaban estos patrones, las actividades cerebrales de los voluntarios y la estructura rítmica del sonido se sincronizaron, particularmente a la frecuencia del ritmo.

Ritmo

Lo que sugiere esta nueva investigación liderada por el Instituto MARCS de la Universidad de Western Sydney, pues, es que a menudo sacudamos la cabeza o movamos los pies al compás de la música tiene mucho que ver con la forma en que nuestro cerebro procesa los sonidos de baja frecuencia. Por consiguiente, el bajo explota un mecanismo neurofisiológico en el cerebro, esencialmente forzándolo a aferrarse al ritmo.

Más allá de la curiosidad anecdótica, estos hallazgos también podrían ser importantes en la rehabilitación clínica. Según explica Peter Keller, del Instituto MARCS:

La música se utiliza cada vez más en la rehabilitación clínica de trastornos cognitivos y motores causados ​​por daño cerebral y estos hallazgos, y una mejor comprensión de la relación entre música y movimiento, podrían ayudar a desarrollar dichos tratamientos.

Imagen | Larry Ziffle

7543600610_84a80a237c_o.jpg

También te recomendamos


Tal vez tu smart home empieza por un simple robot de limpieza


¿Puede sobrevivir la religión a un contacto alienígena? La pregunta de la semana


Gliptodonte de hace 10.000 años se encuentra en Uruguay


La noticia

Los sonidos graves podrían ser los responsables de que bailemos rítmicamente

fue publicada originalmente en

Xataka Ciencia

por
Sergio Parra

.


Source: Xataka. Ciencia.

Pin It on Pinterest

Share This