“Por eso, hay que robar versos para captar el espíritu de una ciudad, huyendo de las axonométricas de los arquitecto”.

“Y aquella escena trivial, bajo el cielo infinito, sobre la tierra infinita, se llenaba de -una melancolía crepuscular”.

Vasili Grossman: Vida y destino, Barcelona, Galaxia Gutenberg, 2007

Edición de Caballo de Troya en tapa dura. Rústica y pétrea.

Nos encontramos ante un texto híbrido. Acompañamos a la autora Marta Rebón de ciudad en ciudad, de traducción en traducción, de fotografía en fotografía. Con advertencia preliminar sobre la no linealidad de la narración. Hilo vital de una traductora -me atrevería a decir- atípica, cuya metáfora del título da pie a reflexiones, viajes, edificios, memoria, libros, sonidos impregnados de nostalgia. Tal vez el mayor acierto del libro. Esa sensación que nos impregna en la lectura, donde la lucha contra la desmemoria es el objetivo y mecanismo de la escritura.

En un mundo acelerado, historias relegadas e inconclusas consiguen resurgir desde la evocación. Las palabras, el texto traducido, el libro recuperado, la vida ganada al oscuro mundo de la muerte.

Dividido en capítulos, en un viaje a lo largo del globo por diversas circunstancias, tanto de la autora como de su compañero. Nos sumergimos en esa corriente subterránea de literatura y ciudades, observamos edificios y textos desde una perspectiva íntima y, sobre todo, lateral. En ese acompañar, de lectura sosegada, descubrimos a una apasionada del viaje y de la traducción (aunque, como confiesa, en un principio no se veía como tal):

“El traductor es un escafandrista, un hombre rana que, pertrechado de diccionarios a modo de linterna y de fusil submarino para alumbrar y cazar palabras, trabaja en un mar de letras, perdido en remolinos de frases o sumido en un pozo de dudas” (p. 28).

Erudito, ameno, este recorrido se refuerza salpicado por múltiples imágenes. Fotografías de la autora y de Ferrán Mateo, así como de un nutrido grupo citado en los agradecimientos. Refuerzan la evocación, nos hacen físicos los espacios y nos sitúan ante lugares desconocidos. Esos afiches intercalados dotan a la edición de Caballo de Troya (en tapa dura) de una belleza rústica, pétrea. Blanco y negro en las fotos como el negro sobre blanco de las palabras, las letras, las ideas.

Mientras leemos, nos sorprendemos al descubrir lecturas compartidas y, sobre todo, al ver que varios libros traducidos por la autora forman parte de nuestros estantes, de ese espacio de lectura. Bishop, Dombrovski, Grossman, Vladimov, Auer, Pushkin, Savinkov, y un largo etcétera son citados, visitados, narrados y descubiertos ante nuestros ojos atónitos por el número de lecturas pendientes y postergadas.

Libros traducidos por Rebón, que descubrimos entre nuestros estantes.

Exilios, casas, habitaciones, cielos, estancias vacías, desierto y mar, bosques y estepa, apátridas y lenguas de acogida. Todo eso y mucho más es este libro. Ejercicio de introspección y lucha.

“Ese libro era yo (…), mis recuerdos que nadie podía ver (…) pero se transformaría en papel” (pág. 51).

Termino con unas palabras de la autora:

“(…) a practicar lo mejor que supe entonces el arte de la escucha. La traducción te obliga a no dejar zonas en penumbra. No importa no haber vivido en primera persona un bombardeo, el pavor de una cámara de gas o de una noche de interrogatorios en la Lubianka. Sentada al escritorio (…) miraba de vez en cuando por la ventana, concesión mínima a la abstracción en que me había sumido el relato de Grossman. La traducción también es el arte de la imaginación” (p. 317).

Escuchemos ese murmullo, ese ligero oleaje, mientras nos adentramos en las procelosas aguas de la lectura de este pequeño bote que ha escrito Marta Rebón.

En la ciudad líquida. Derivas, interiores y exilios. Marta Rebón. Caballo de Troya, 2017.


Marta Rebón: palabra de traductora was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.

Source: Papel en blanco. Reseñas literarias.

Pin It on Pinterest

Share This