Todos conocemos a L. Frank Baum como el autor de El mago de Oz, que no es sólo un libro, sino una saga. Pero este escritor neoyorquino tiene una obra muy extensa: comprende una cincuentena de novelas variadas, nueve novelas más de literatura fantástica, casi un centenar de relatos cortos y más de 200 poemas. De su significativa producción, Pulpture rescata Cuentos de hadas americanos, el intento del autor por dotar a su país de su propio canon de cuentos tradicionales.

En los doce cuentos incluidos en esta edición, como decíamos, L. Frank Baum trata de acercar el género del cuento tradicional a su país, pues consideraba que Estados Unidos carecía de este acervo concreto. Nos interesa este aspecto porque el autor no se limitará a crear unas historias genéricas, sino que también las acercará a su contexto: en estos cuentos de hadas encontraremos a magos viviendo en fincas de pisos, duendes que ayudarán a la propietaria de una tienda de un centro comercial… Todo ello sin perder el regusto de los cuentos clásicos.

Frank Baum era consciente de que los cuentos no eran sólo leídos por los niños, sino que muchas veces eran leídos por sus padres, por lo que su narrador se permite algunos guiños para los adultos, de la misma forma que hoy en día algunas producciones de dibujos animados (Pixar, por ejemplo) hacen también. Lo cierto es que nos encontramos a un narrador muy dicharachero, que hace gala de una ironía y de un sutil sentido del humor que pondrá la sonrisa en la boca de los adultos.

En estos doce relatos, serializados en los periódicos de la época y recopilados por primera vez en 1901, encontramos una gran variedad de textos. Desde aquellos que nos recuerdan a algunos tradicionales (aunque ambientado en Norteamérica, ‘La bomba de agua’ es el típico cuento de un matrimonio muy pobre que consigue un premio por su bondad pero que termina estropeándolo todo por su vanidad), a cuentos netamente urbanos (‘El maniquí que vivió’, una especie de Pigmalión de centro comercial), cuentos exóticos (‘El rey de los osos polares’, ‘El hipopótamo risueño’)… Todos con un punto sutil de humor de un narrador que a veces se pregunta él mismo por el significado de la moraleja del cuento.

La edición de Pulpture se basa en la mencionada edición de 1901, e incluye también las ilustraciones originales de la época obra de Ike Morgan, Harry Kenney y N.P. Hall. La traducción, así como el epílogo, corren a cargo de Óscar Mariscal, que realiza una excelente labor de contextualización de la obra. La edición es exquisita a nivel gráfico y de maquetación, hecha con un gusto impecable que habla del amor que sienten los editores por los contenidos que publican.

Una niña curiosa que libera por accidente a unos bandidos dentro de un cofre, un mago que crea un perro guardián de cristal, un chino que odia a los niños y los convierte en cerdos para deshacerse de ellos, un niño que secuestra al Padre Tiempo y hace todo tipo de travesuras… La fantasía está servida con esta docena de relatos que muestra la capacidad cuentística de L. Frank Baum. Os recomendamos vivamente el libro.

Cuentos de hada americanos. L. Frank Baum. Pulpture, 2018. Rústica con solapas. 190 pgs. 12€

También os puede interesar:

‘Carne para la eternidad’: Pulpture nos sumerge en el sueño milenario de los faraones


‘Cuentos de hadas americanos’: la construcción del folklore por L. Frank Baum was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.

Source: Papel en blanco. Reseñas literarias.

Pin It on Pinterest

Share This