Panini cierra con estos dos tomos la contribución de Garth Ennis a la figura de Punisher

El Castigador: El pelotón

Panini cierra este mes su colección Marvel Saga: El Castigador con dos tomos: El fin, la conclusión de la etapa de Garth Ennis en la cabecera de Punisher, y una coda, El pelotón, que se editaba este mismo año en Estados Unidos. Sirvan pues estos dos tomos para hacer una valoración global de esta serie.

El Castigador apareció a mediados de los años 70 pero su verdadero como éxito como personaje fue durante los años 80. Este ex combatiente que perdía a toda su familia en un ajuste de cuentas entre familias mafiosas encarnó de manera magistral el papel de vigilante, el de un vengador que toma la justicia por su mano ante la ineficacia de los cuerpos de seguridad. Eran otros tiempos: la Casa Blanca era regentada por un actor jubilado, la droga corría a raudales por las calles y el giro a la derecha de Estados Unidos tanto en asuntos internacionales (la Guerra Fría) como nacionales (políticas liberales contraproducentes) habían creado el cóctel histórico perfecto para un pesimismo social que también se dejaba leer en los cómics.

El Castigador: El pelotón

Frank Castle, alias El Castigador, perseguía a malos de cualquier calaña y acababa con ellos, porque eso es lo que debía hacerse, ante la pasividad de otros superhéroes más garantistas de los derechos humanos: Daredevil o Spiderman. Quizá Punisher nos atrae porque precisamente encarna nuestro lado más oscuro como seres sociales.

Así que en 2004, Garth Ennis, guionista que ya era conocido por sus primeros trabajos en las revistas británicas y luego por el famoso desembarco de guionistas que trajo a otros como Alan Moore, Neil Gaiman, Gran Morrison o Warren Ellis al mainstream americano, se embarcó en su aventura definitiva: el guion de la serie El Castigador. Anteriormente ya había realizado una serie con el mismo personaje, pero desde una perspectiva bombástica e hiperbólica, explotando al personaje desde su lado más excesivo. Pero Ennis también vio ese lado oscuro del personaje, que le permitiría contar historias más adultas y duras. Si a eso le añadimos su progresivo interés por el género bélico, teníamos la combinación perfecto. El Castigador volvía a nacer, y esta vez Ennis situaba el origen de su razón de ser en Vietnam.

El fin

Marvel Saga: El Castigador es una maxi-serie de doce volúmenes, de la que ya os hemos dado cuenta aquí, que representa posiblemente la mejor aproximación a este personaje. En Papel en Blanco os hemos hablado de algunos de esos doce tomos: Nacimiento, Madre Rusia, Los esclavistas, Barracuda y La larga y fría oscuridad. Aunque sigue siendo un personaje de extremos, somos capaces de ver más allá y apreciar sus grises. Pero ante todo es retratado como un personaje con una fijación, un sentido del honor y una capacidad de resolución inhumanas. En El fin, Ennis vuelve sobre sus pasos allí donde había empezado todo: con un joven teniente destinado a Vietnam cuya vida cambió al ser parte de ese horror llamado guerra. Nuestro guionista, siempre crítico con quien hace las guerras, nos muestra de nuevo que estos conflictos nacen de unos individuos que está más allá de toda moral y a los que sus intereses permiten sentir una nula empatía por cualquier sufrimiento humano que no sea el propio. Y eso es exactamente todo lo que odia Frank Castle. El fin se cierra con un one-shot del mismo Ennis, esta vez acompañado por el mítico dibujante Richard Corben, en el que nos planta en un escenario apocalíptico para narrarnos la última historia de Frank Castle. Formó parte de una iniciativa de título homónimo al de esta historia y que recorrió toda la línea MAX de Marvel para contar las historias postreras de sus personajes más carismáticos.

El pelotón

En El pelotón, tras casi diez años de la finalización de la serie regular que alcanzó 60 números, Ennis volvía con su compañero Goran Parlov una vez más al personaje para cerrar el círculo y proponer una coda que es más bien una precuela. En este volumen, conocemos la primera misión de Frank Castle al frente de un pequeño pelotón de soldados norteamericanos que, esta vez sí, sobreviven gracias a la pericia de su teniente. Ennis, como siempre, no es maniqueo, y es capaz de mostrar las dos caras de la guerra sin hacer una historia de buenos y malos, sino de seres humanos enfrentándose a muerte en un conflicto sin sentido.

Marvel Saga: El Castigador, junto a este tomo extra de El pelotón, representa la interpretación más adulta, y quizá más conseguida, de todas las que ha tenido Punisher a lo largo del tiempo, y sirve para marcar a Garth Ennis como un guionista magistral cuando se toma una obra en serio. Recomendación perdurable: una de las grandes sagas Marvel a recordar y atesorar, junto a la de Peter David en Hulk, la de Frank Miller en Daredevil o la de Walter Simonson en Thor.

Los dos cómics aquí reseñados:

También te puede interesar leer sobre otros de los tomos de esta saga:


‘El Castigador’: ‘El fin’ y ‘El pelotón’, remate y coda was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.

Source: Papel en blanco. Reseñas literarias.

Pin It on Pinterest

Share This