Guillermo Carnero es uno de los poetas valencianos en castellano vivos actuales. Fue uno de los seleccionados por Castellet en su famosa antología Nueve novísimos y desde ese momento ha ido publicando una obra que se reconoce en primer lugar por su gusto por el culturalismo. Porque Carnero, además de ser poeta, es profesor de literatura y especialista en XVIII, XIX y vanguardia. Ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de Literatura y el Premio Nacional de la Crítica.

Yo me acerqué a él a través de su poemario Verano inglés, quizá la más accesible de sus obras al basarse en una experiencia amorosa personal. En ella no dejaba de lado su característico culturalismo, pero lo integraba en la experiencia de una forma amable y mucho menos oscura que otras de sus obras anteriores, como su recopilación Ensayo de una teoría de la visión.

En Regiones devastadas, poemario que Carnero publica en 2017, se recogen una serie de poemas descartados de la cuatrilogía que, desde 1999 hasta 2009, formaban Verano inglés, Espejo de gran niebla, Fuente de Médicis y Cuatro noches romanas. Destilaciones que se desprendieron, quizá por más breves, de los poemarios principales, pero que siempre se relacionan con los temas propios de Carnero, esto es, principalmente, el paso del tiempo, la reflexión ante la muerte, la inevitabilidad de ésta, el amor (y el sexo) en la vejez, la Historia y su relación con la Vida, y el objeto artístico como forma de trascendencia a la finitud humana.

Regiones devastadas

De clara inspiración clásica (Regiones devastadas incluye una nueva publicación de Poemas arqueológicos, de 2002), Carnero apuesta de nuevo por el culturalismo como vía de expresión, cifrado éste especialmente en la pintura, como dice el propio autor en sus líneas preliminares “porque ante y mediante ellos me he sentido llamado a dar cuenta de mí mismo”. Se trata de un Carnero que, mediante la contemplación de la obra de arte, establece un diálogo con sus personajes, que es lo mismo que decir que lo hace consigo mismo. Múltiples yos designan múltiples puntos de vista; en los poemas que pertenecen a sus Poemas arqueológicos nos encontramos con un conjunto de meditaciones que bien podrían haber surgido de la contemplación de los textos que se escribían en las lápidas romanas y que se apostaban en los caminos a la Ciudad Eterna. El dux Francesco Venier; Himero, maestro ateniense; o un anónimo comerciante de Ultraiectum son algunas de las voces que Carnero utiliza para establecer ese puente entre el pasado y el presente, entre la historia y la vida.

Regiones devastadas es un poemario que se adentra en una estética netamente kavafiana, con una poética de la finitud y de la salvación a través del arte como forma de conocimiento. Carnero, en esta ocasión, se sitúa mucho más cerca de otro de sus compañeros novísimos, José María Álvarez, de lo que nunca había estado en su obra. Poemario accesible, reflexivo, que viene a confirmar la excelente trayectoria de este poeta.

Regiones devastadas. Guillermo Carnero. Vandalia, Fundación José Manuel Lara, 2017. Rústica, 88 pgs. 11,90€. Cómpralo con descuento aquí.


‘Regiones devastadas’: los descartes de Guillermo Carnero was originally published in Papel en Blanco on Medium, where people are continuing the conversation by highlighting and responding to this story.

Source: Papel en blanco. Reseñas literarias.

Pin It on Pinterest

Share This