La negrura esta apoderándose poco a poco de la ciudad. A media tarde de un caluroso día, ahora parece de noche. Si subieses al más alto edificio y pudieses observar en lontananza, solo veríais un mar de negrura en el que de tanto en tanto, hay un súbito relámpago en su interior.

La gente ya está asustada. Lo sienten en los huesos y en el corazón. Pronto correrá el pánico. Pronto se desatará la histeria y el Durmiente, reirá entre sueños de terror.

Gracias por leer esta entrada.

Pin It on Pinterest

Share This