Da igual que opción religiosa albergue vuestro corazón. En Estambul no solo hay mezquitas, pero es lógico que estás sean las más abundantes. En realidad, no importa. Id a vuestros templos. Reuníos y rezad por vuestras almas. La amenaza se cierne sobre Estambul y aunque no sirva de nada rezar, al menos sentiréis un atisbo de alivio. Cuando sintáis una opresión en el pecho. Cuando vuestras piernas no os sostengan y gritéis de puro terror, será el momento en el que la Sombra, estará pasando cerca de vosotros. Entonces hasta la misma realidad se volverá maleable.

Gracias por leer esta entrada.

Pin It on Pinterest

Share This