Cuando se dice que el Orient Express es el tren más lujoso del mundo, parece una frase hecha más que otra cosa. Pero solo hace falta pasearse por algunos de sus vagones para constatar que “lujo”, es un adjetivo que se queda muy corto. El término “obra de arte” sería más apropiado para este increíble tren, cuyo recorrido también es de ensueño.

Si los cansados guerreros que intervienen en el evento final, contra el que parece un imparable Cthulhu, consiguiesen vencer contra todo pronóstico, este tren y ellos mismos, acabarían convirtiéndose en leyenda.

Gracias por leer esta entrada.

Pin It on Pinterest

Share This