Tenéis que entender que, en una situación como esta, no hay lugar donde esconderse. Hablamos de un Dios Primigenio en pleno proceso de despertar a la realidad de nuestro mundo. Ese ser es capaz de destruir planetas enteros con solo suspirar y de tragarse civilizaciones enteras como desayuno. Incluso hoy día, con todo el arsenal que hay en el planeta, no le haríamos ni cosquillas. Entonces, ¿cómo piensan nuestros héroes detener tamaña hecatombe? ¿Por qué siguen adelante aún? Todavía hay muchos misterios que desvelar en esta historia, pero más os vale, no tener demasiadas esperanzas…

Gracias por leer este post.

Pin It on Pinterest

Share This